Sabores de retiro espiritual yogui

Hola. Me pasó algo muy loco. Bueno, me pasaron unas cuantas cosas locas últimamente, pero ésta parecería ser pertinente. Resulta que venía en el Turista Córdoba-San Francisco pensando en cómo iba a redactar esta receta de curry de lentejas rojas. Y se me venían ideas a la cabeza pero no tenía ganas de escribir todo el post, entonces encendí la notebook, abrí un notepad y anoté dos palabras, una debajo de la otra: “nostalgia” y “huracán”. Guardé y cerré el archivo. Mi compu pasó un par de semanas sufridas, con un virus marca cañón que me cagó el arranque, una formateada, unas cuantas instalaciones que me la dejaron totalmente antifuncional, entre otros. Mentira, fue sólo una semana sufrida, porque la primera semana la llevé a Mar del Plata, donde la pasamos bárbaro. A la vuelta, ahí tuvimos una existencia jodida. ¿Mal karma? Quedaré como loquiiiiiita hablando de mi PC como si fuera una compañera de aventuras y encima tratándola de destinataria de energía kármica, pero bueno, yo sé que igual me bancan. Cuestión que dije “basta de procrastinar, voy a escribir la receta del curry”. “Procrastinar” es la palabra más fea del mundo, pero es adecuada. Abro el archivo que guardé cuando viajaba, veo esas dos palabras y me quedo de cara. Así que bueno, nada… acá va la receta. Después miren el video que la re mil rompe.

Ingredientes

  • Cebolla (2 grandes)
  • Ajo (un par de dientes… depende cuánto quieran apestar)
  • Pimiento (1… preferentemente verde)
  • Batatita (1 cortada en cubitos)
  • Brócoli (1 cortado más bien chiquito)
  • Zanahoria (un par, cortadas en rodajas no tan finitas o como les pinte)
  • Lentejas rojas o turcas
  • Leche o crema de coco
  • Arroz blanco sin ningún condimento, para acompañar el curry y que no pique tanto
  • Condimento para curry. Pueden comprarlo o hacerlo con una cucharadita de cada uno de estos: jengibre molido, nuez moscada, pimienta blanca, pimentón, comino, cúrcuma… Bueno, esos son los básicos, pero si quieren meterle alguna especia más, bienvenida sea, diría Antonio Birabent.

Preparen el arroz blanco sin sal, así al natural, para rebajar el picante del plato que se explica a continuación.

Piquen bien (yo usé la procesadora) la cebolla, el ajo y el pimiento y rehogarlos en una olla grande. Cuando esté cocido todo eso, agreguen las verduras cortadas (batata, brócoli y zanahoria) y cocinen a fuego más bien bajito y con la olla tapada, pero revolviendo cada tanto. Cuando las verdus estén blanditas, tiren las lentejas y la leche de coco. Condimenten con toda esa orgía desenfrenada de especias que aparece en la lista anterior. Tapar la olla y dejar que se cocine todo unos 15 ó 20 minutos durante los que pueden pensar relatos interesantes con las palabras “nostalgia” y “huracán”. Así, sale…

Hace poco aprendí que el momento ideal para entrar en pánico es cuando estás en la playa y se te viene un tsunami. Así que nada. La moraleja es: a menos que te vaya azotar una ola de 20 metros, estás a salvo. Y si estás por entrar en pánico por alguna huevada, invitá a tres amigos, prepará este curry, acompañalo con un par de vinos no-macrobióticos y armate con trípode y cámara para registrar el momento.

Bachik!

Anuncios

2 comentarios en “Sabores de retiro espiritual yogui

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s