¡Torta helada! (ya sé que empezó a hacer frío, no me bardeen)

Durante el verano, me fui a lo de mis viejos para las fiestas. Después recibí a la familia en casa por un par de semanas. Después me fui de vacaciones. O sea, se me hizo imposible mantener el blog actualizado. Así que hoy les ofrezco esta receta, que tendría que haber venido en época estival, hace 3 meses. Pero ustedes me perdonan la demora porque soy linda (?)
Inventé esta receta, inspirada en los videos de una muchacha crudivegana que tiene un canal en YouTube sobre los grandes beneficios de comer comida cruda para toda la vida. Es en inglés, pero habla de una forma tan pero tan pausada y articulada que hasta un extraterrestre la puede entender. Si vienen los ET, yo propongo que llamemos a esta chica para que nos podamos comunicar todos en paz y armonía y comiendo frutas (?). Si les da curiosidad ver las recetas de esta súper crudivegana, busquen “fully raw vegan” o “fully raw kristina” en YouTube.

¿Qué tiene de bueno la alimentación crudivegana? Emmmm, digamos que es la que le va si no te gusta cocinar. Eso me queda claro como el agua. Tiene algunos fundamentos interesantes, como el hecho de que el alimento crudo conserva absolutamente todos los nutrientes que con el calor de la cocción se van perdiendo. “Comida viva”, le dicen, qué se yo.

¿Por qué eso de comer todo crudo no me funcionaría a mí particularmente? Acá van mis tres razones bastante lógicas:

1) Me encanta cocinar.

2) Después de ver recetas en YouTube y leer un poco a los expertos en nutrición/alimentación ayurvédica, llegué a la conclusión de que todo tendría más o menos el mismo sabor, y todo requeriría las mismas técnicas de preparación. Qué monotonía. No sería una dieta tan variada como lo que propone la macrobiótica con sus miles de tipos de cereales, legumbres y algas. Desde que me inclino por la macrobé, creo que tengo una alimentación mucho más variada, incluso que los que comen “convencionalmente” (carne, huevos, lácteos). Y hablando de eso, tendría que hacer un video de las cosas raras que tengo en mi alacena. No sé si les va interesar a ustedes, pero a mí me gusta verme en video (?)

3) ¡Es carísimo ser “raw”! Hagamos un cálculo a partir de la info que saqué del libro del Dr. Graham que me pasó #cuñada. El tipo propone distintos menús de lo que se debería comer en un día. Agarrá la balanza, mamita, que acá va un ejemplo:

  • Desayuno: 900 g de uvas… ESO ES CASI 1 KILO DE UVAS!!! WHAT???
  • Almuerzo: 450 g de bananas y 110 gr de dátiles
  • Cena: 450 g de naranja (exprimir y tomarse solamente el jugo); un licuado hecho con 225 g de pimiento, 225 g de pepino y 110 g de frutillas; y una ensalada con 450 g de espinaca, 110 g de brócoli, algunas nueces y jugo de naranja pa’ mojar (parecería que los crudiveganos no consumen ningún tipo de aceite ni vinagres)

Gente, a ver, acá gastamos casi 100 pé en la verdulería para la comida de un día. La verdu está cada vez más cara, como todo, y los sueldos se mantienen igual, a menos que nos pongamos a cocinar metanfetamina como Walter White. Por supu que los fans de lo orgánico proponen armar una huerta propia. Todo bien, pero yo no tengo patio para hacerme una huerta. Y si tuviera el cacho de tierra para hacerla, tendría que dejar mi laburo para dedicarle todo el tiempo que requiere.

walter

Todo un tema… y yo vine acá a darles una receta y me colgué mucho con los “raw vegan”, así que acá va esta receta súper rica y tan rápida de hacer que no tienen excusas para no probarla. Yay!

INGREDIENTES (para 2 ó 3 personas)

DSC_0911

  • 1 banana grande, mejor si no está muy madura
  • ½ taza de almendras
  • ½ taza de pasitas de uva
  • un poco de jugo de limón
  • opcionales: alguna semilla que les guste (yo elegí las de chia) o trocitos de cualquier fruta fresca (onda kiwi, frutilla, arándanos, durazno, etc.)

PROCEDIMIENTO

  • Dejar las almendras en remojo durante la noche.
  • Cortar la banana en rodajitas y llevarla al freezer por un par de horas.
  • Sacar la banana y darle con la minipimer hasta que quede una crema helada. Echarle unas cucharadas de jugo de limón para que no se ponga muy oscura. Dejarla un ratito más en el freezer mientras hacemos lo demás.
  • Sacar las almendras del agua de remojo (van a quedar como más hinchadotas) y colocarlas en la procesadora con las pasitas. Dale a todo con la procesadora hasta que quede algo así:

DSC_0913

 

 

 

 

 

 

Esto va a ser la “masa” de nuestra torta helada.

  • Colocar la “masa” en un plato y echarle la crema helada de banana arriba. Espolvorear semillas (de chia) o decorar con trocitos de fruta a gusto.

DSC_0914

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Muuuuuy rica esta torta helada! Así sale!!

DSC_0918

Gracias por leer y compartir

xoxoxoxoxo

Anuncios

5 comentarios en “¡Torta helada! (ya sé que empezó a hacer frío, no me bardeen)

  1. Buenisima la receta, gracias por el dato del canal de raw food!

    Una clienta, me dijo que el gluten es malisimo y no se que mas y me recomendo a este chabon Ariel Rodriguez Bosio, que tambien inveto la gratiferia y no cree en el dinero y bla…y es crudivegano fundamentalista, es muy irionico…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s